La elocuencia del silencio

Quiero hacerme silencio,

la caricia de la brisa esquiva.

Sutil fragancia

de jazmines y azahares

quiero ser.

Melodía en sordina

de una nana a medianoche.

El sonido del rocío

al caer sobre la hierba;

arpegio que arrancan

los dedos del viento

a una tela de araña.

Quiero hacerme verdad

que no se predica;

eterna huella sobre  barro

de tiempo inmortal

que grita en voz desnuda

la elocuencia del silencio.