One way traffic

Cruzando vamos, de esta guisa, el fondo insondable del océano que nos engulle. Cruzamos, como quien atraviesa un mar quebradizo, tiempos y años, con nuestro maletero atestado de regalos y promesas y esperanzas y deseos.
Poseidón regula, tridente en mano sin Moisés que le chiste, nuestro transitar -¡nunca me gustó ese tipo!- guiándonos él mismo a su tierra firme, ¿tal vez arenas movedizas para los simples mortales?
«One way traffic», ¡auxilio, nos han dejado sin margen de maniobra!